Marco Regulatorio de los RPAS, PRESENTE Y FUTURO: Por Juan José Sola Bañasco

El pasado día 22 de Julio de 2017, D. Juan José Sola, Jefe de la Unidad de Aviones Remotamente Pilotados, de La Agencia Estatal de Seguridad Aérea, Publicó el artículo en la red profesional Linkedin que seguidamente reproducimos y del que acompañamos el link correspondiente.

Trabajo exhaustivo y desde la “casa”, osea del responsable de los Drones en AESA, aconsejo su lectura y complementarlo con otras aportaciones nuestras en artículos anteriores al respecto de la nueva normativa, a publicar en Octubre y los nuevos escenarios operacionales.

emoticono 2 ok


 

Dibujo Drón

MARCO REGULATORIO DE LOS RPAS.
PRESENTE Y FUTURO

Juan José Sola Bañasco

Introducción


El sector de las Aeronaves Pilotadas por Control Remoto (en adelante RPAS), conocidas
popularmente como drones, es suficientemente amplio como para dar cabida a multitud de
sistemas, equipos, aplicaciones, metodologías e ideas. La situación normativa en este ámbito
todavía se encuentra en estadios muy preliminares en la mayoría de los países. Sin embargo, el
esfuerzo por regular su operación es significativo, y se materializa en las distintas iniciativas
que las organizaciones nacionales e internacionales están desarrollando. Esta tarea requiere
un cambio importante tanto en el enfoque, como en la forma de entender la propia
aeronáutica; pero no existe ninguna duda sobre la necesidad de mantener los altos niveles de
seguridad que se asumen cuando se habla de aviación civil.
Acudiendo a las definiciones oficiales de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI),
se entiende por sistema de aeronave pilotada a distancia (RPAS) a la aeronave pilotada por
control remoto, su estación o estaciones conexas de pilotaje a distancia, los enlaces requeridos
de mando y control y cualquier otro componente según lo especificado en el diseño de tipo.
Un concepto que da un paso más, pero que todavía no está consolidado en muchos estados, ni
está siendo tratado por la propia OACI, es el de aeronave autónoma, que se refiere a aquella
aeronave no tripulada que no permite la intervención del piloto en la gestión del vuelo. No
debe confundirse aeronave autónoma con operación programada, aunque las líneas entre
ambos conceptos a veces puedan resultar difusas. No obstante, para las operaciones actuales,
es evidente que estos sistemas se encuentran automatizados en gran parte de su perfil de
vuelo.

 

Esquema de un sistema RPAS


Evolución del sector

Distintas fuentes cifran un mercado potencial de varias decenas de miles de millones de
dólares. En este sentido, el informe publicado por PWC en mayo de 2016, denominado
“Clarity from above”, estimó, para el ámbito de UAS* civiles, una cantidad de 127.300 millones
de dólares. El desglose por actividad fue: Infraestructura (45.200 M$), Agricultura (32.400 M$),
Transporte (13.000 M$), Seguridad (10.000 M$), Entretenimiento y Medios (8.800 M$),
Seguros (6.800 M$), Telecomunicaciones (6.300 M$) y Minería (4.400 M$).

Piramide de Negocio con Drones. jpg

Figura: valor de los negocios en cada industria que pueden ser reemplazados con operaciones con RPAS según la investigación de PWC (2015).

En Europa, se prevé que en 2050 se generen 150.000 empleos y se obtengan alrededor de
15.000 millones de euros al año de beneficios en el sector servicios de RPAS. Cada vez son más
las compañías del sector de drones que invierten en los distintos aspectos como hardware,
equipamiento e I+D.

En España se están realizando diversas inversiones que están yendo de la mano de proyectos
de investigación. En algunos casos, con una clara orientación cliente‐producto/servicio,
fórmula que ha dado buenos resultados en iniciativas innovadores de otros sectores.

La idea que tiene actualmente la Comisión Europea es el desarrollo de la competitividad y el
liderazgo global europeo en un mercado donde los RPAS sean asequibles, de fácil manejo,
seguros (en proporcionalidad al tipo y riesgo de la operación a realizar), y respeten la
privacidad y el medioambiente, según lo indicado en la Declaración de Varsovia “Los drones
como palanca de nuevas oportunidades de empleo y negocio” (24 de Noviembre de 2016).

Marco regulatorio en España

La norma actual que regula el sector de los RPAS en España es la Ley 18/2014 de 15 de
octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la
eficiencia, que ratifica el Real Decreto‐ley 8/2014 del mismo nombre. Lo primero que acomete
la citada norma es modificar la Ley de Navegación Aérea (48/1960) para ampliar la definición


de aeronave, de la siguiente forma: “Se entiende por aeronave: Cualquier máquina pilotada
por control remoto que pueda sustentarse en la atmósfera por reacciones del aire que no sean
las reacciones del mismo contra la superficie de la tierra.” Asimismo excluye de la aplicación de
la ley las actividades realizadas con fines recreativos o deportivos.

Por otro lado, en esta Ley se introduce el concepto de comunicación previa y declaración
responsable para los RPAS (basado en su momento en el Art.71 bis de Ley 30/1992 de Régimen
Jurídico de las Administraciones Públicas y en la actualidad apartado 1 del artículo 69 de la Ley
39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de las administraciones
públicas): “Documento suscrito por un interesado en el que manifiesta, bajo su responsabilidad,
que cumple con los requisitos establecidos en la normativa vigente, que dispone de la
documentación que así lo acredita y que se compromete a mantener su cumplimiento durante
el periodo de tiempo inherente a su ejercicio”.

Este régimen declarativo, que existe en la actualidad para aquellos RPAS que no excedan una
masa máxima al despegue – maximum take‐off mass (MTOM) de 25 kg, es tramitado y
supervisado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, en adelante AESA.
Para los operadores y vuelos especiales de aeronaves con MTOW por encima de 25 Kg, y hasta
150 Kg, se requiere la emisión de un certificado de aeronavegabilidad por parte de AESA,
además de la asignación de matrícula para la aeronave, así como una autorización operacional.

Además, también recae bajo la competencia estatal las operaciones y la certificación de
aeronaves civiles superiores a 150kg, destinadas a la realización de actividades de lucha contra
incendios o búsqueda y salvamento (Art 50.3.c).
En el resto de los casos, a partir de una masa máxima al despegue (MTOM) de 150 Kg, la
competencia en materia de certificación es de la Agencia de Europea de Seguridad aérea
(EASA), aplicando los requisitos del Reglamento (CE) 216/2008 del Parlamento Europeo y del
Consejo de 20 de febrero de 2008, sobre normas comunes en el ámbito de la aviación civil y
por el que se crea una Agencia Europea de Seguridad Aérea.

El reto desde el punto de vista regulatorio, consiste en conseguir una normativa flexible,
potenciando la economía en un sector emergente, cuya tecnología avanza a pasos de gigante,
pero siempre teniendo como premisa esencial la seguridad en las operaciones.
Tipos de actividades con RPAS

Los tipos de trabajos técnicos o científicos (Art 50.3) acordes con la Ley 18/2014 son los
siguientes:

Fotografía, filmaciones y levantamientos aéreos (levantamientos topográficos,
fotogrametría).
Observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de
incendios forestales.
Tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el
suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para
extinción de incendios.


Operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento
Investigación y reconocimiento instrumental: calibración de equipos, exploración
meteorológica, marítima, geológica, petrolífera o arqueológica, enlace y
transmisiones, emisoras, receptor, repetidor de radio o televisión
Publicidad aérea mediante el uso de la aeronave.
Otros trabajos aéreos.

En cuanto a vuelos especiales (art. 50.4) se debe atender a lo listado a continuación:

Vuelos de prueba de producción y de mantenimiento,
Vuelos de demostración no abiertos al público,
Vuelos para programas de investigación, nacionales o europeos,
Vuelos de desarrollo en los que se trate de poner a punto las técnicas y
procedimientos para realizar una determinada actividad
Vuelos de I+D realizados por fabricantes para el desarrollo de nuevos productos
Vuelos de prueba necesarios para demostrar que las actividades solicitadas
conforme al apartado 3 pueden realizarse con seguridad
Operaciones en condiciones de Catástrofe, grave riesgo o calamidad pública (art.
50.8)
 La realización de actividades de lucha contra incendios o búsqueda y salvamento
(Art 50.3), de aeronaves civiles superior.

Requisitos de los pilotos de RPAS:

Para poder pilotar un RPAS para trabajos técnicos o científicos y para los vuelos especiales es
necesario:

1. Ser mayor de edad.

2. Poseer un certificado médico válido de clase 2 o de Clase LAPL (Light Aircraft Pilot
License).

3. Demostrar conocimientos teóricos mediante:

a. la obtención de una licencia de piloto (aeronaves de cualquier MTOM)
b. para aeronaves de MTOM inferior a 25 kg, curso básico, para vuelos
dentro del alcance visual del piloto (VLOS) o curso avanzado, para vuelos
más allá del alcance visual del piloto (BVLOS), impartidos por una
organización de formación aprobada según la regulación EASA (Approved
Training Organisation – ATO).

4. Demostrar conocimientos prácticos de la aeronave específica que se vaya a operar y su
equipo de control, mediante cursos que pueden ser impartidos por fabricantes,
organizaciones autorizadas por fabricantes, por operadores habilitados (a sus propios
pilotos) y por ATOs (Approved Training Organizations ‐ Organizaciones de Formación
Aprobadas).


Requisitos para las aeronaves

 Todos los RPAS, sin excepción, llevarán fijada en su estructura una placa de identificación
con número de serie o designación específica, nombre de la empresa operadora y los
datos de contacto. (todos legibles a simple vista) (Art. 50.2).
 Las aeronaves civiles pilotadas por control remoto cuya masa máxima al despegue exceda
de 25 Kg deben estar inscritas en el Registro de matrícula de aeronaves y disponer de
certificado de aeronavegabilidad. (Art. 50.2)
 Se requiere un seguro de responsabilidad civil para cada aeronave, y actividad a realizar
(la póliza deber estar asociada a una matrícula, o para el caso de MTOW inferior a 25 Kg a
una marca, modelo y número de serie) (Art. 50.3.d.7º).
Tipos de operaciones:
 Operación que se realiza dentro del alcance visual del piloto (VLOS) y a 500m del
mismo, como máximo (Art. 50.3.b).
 Operación que se realiza más allá del alcance visual del piloto, (BVLOS), y siempre
dentro de la cobertura de la emisora de control. (siempre con aeronave de MTOM
inferior a 2Kg y previa publicación de un NOTAM ** para el conocimiento de la
operación por el resto de usuarios del espacio aéreo (Art. 50.3.a).

Condiciones de las operaciones:

Las operaciones se deben realizar:
1. Siempre de día y en condiciones meteorológicas visuales.
2. En zonas fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados
o de reuniones de personas al aire libre.
3. A una altura máxima de vuelo sobre el terreno de 400 pies (120 metros).
4. Siempre en espacio aéreo no controlado.
5. A una distancia mínima de 8 km de cualquier aeródromo (o 15km si la operación es del
tipo BVLOS y el aeropuerto cuenta con procedimientos instrumentales), que se podrá
reducir bajo procedimientos de coordinación con el gestor de la infraestructura, y
siempre que se trate de espacio aéreo clase F o G.


Datos actuales (primer trimestre de 2017) sobre operadores de aeronaves pilotadas
por control remoto

Desde la publicación de la Ley 18/2014, que regula la explotación de las aeronaves pilotadas
por control remoto, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea ha:

1. Habilitado: 2090 Operadores de RPAS de hasta 25 Kg.
2. Registrado: 3173 aeronaves y 2767 pilotos.

Porcentaje de actividad según su tipo. jpg

Figura: Porcentaje actividad según su tipo.

3. Habilitado para impartir formación práctica de las aeronaves y sus sistemas de control:
 70 ATOs (Approved Training Organisations).
 76 fabricantes
 40 distribuidores autorizados por los fabricantes.
 83 operadores (solo imparten la formación a sus pilotos)

Evolución de los datos referente a operadores de RPAS

El sector de los RPAS en España tiene unos ratio operativos medios estimados de decenas de
miles de operaciones anuales, cuya previsión es que podrían triplicarse con la entrada en vigor
de normativa que permita nuevos escenarios operacionales.


En cuanto al conjunto de actividades desarrolladas, destacan la fotografía y las filmaciones
aéreas por encima de las demás, que se reparten el volumen de trabajos técnicos de manera
distinta según se observa en la gráfica siguiente:

Distribución de Actividades con RPAS. jpg

Figura: Distribución de actividades con RPAS

Proyecto de Real Decreto de aeronaves pilotadas por control remoto

Dado el potencial de mercado que ofrecen los RPAS, el sector en España se encuentra
expectante ante la futura publicación del Real Decreto por el que se regula la utilización civil
de las aeronaves pilotadas por control remoto, que desarrolla la actual Ley 18/2014,
Esta necesidad normativa surge de los factores tecnológicos, económicos y de seguridad que
plantean estas aeronaves no tripuladas para dar cabida de manera ordenada a las demandas
operacionales que emergen.

Necesidad de Normativa para Aeronaves Pilotadas Remotamente

Figura: Necesidad de normativa para las aeronaves pilotadas por control remoto.


El Real Decreto regula el uso civil de aeronaves pilotadas por control remoto en operaciones
aéreas especializadas y vuelos experimentales, estableciendo los nuevos requisitos para los
operadores, pilotos, aeronaves y sus equipos en cuanto a mantenimiento, diseño y
producción.

Es aplicable en territorio y espacio aéreo de soberanía española a:

 Aeronaves y elementos que configuran el sistema de aeronave pilotada por control
remoto (RPAS).
 Operadores y operaciones que se realicen con ellos.
 Requisitos de los pilotos y demás personal involucrado en la operación.
 Organizaciones de formación aprobadas.
 Aeronavegabilidad y organizaciones involucradas en la misma.

Nuevos escenarios operacionales con aeronaves pilotadas por control remoto

Tras la publicación del Real Decreto, por el que se regula la utilización civil de las aeronaves
pilotadas por control remoto, se abre la puerta a los siguientes escenarios operacionales:
Operaciones EVLOS (Extended Visual Line of Sight)
Son operaciones en las que el contacto visual directo con la aeronave se satisface
utilizando observadores en contacto permanente por radio con el piloto. (Distancia de
la aeronave al observador no mayor de 500m).
Operación (VLOS) sobre aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares
habitados o de reuniones de personas al aire libre:
 MTOM no superior a 10 kg.
 A una distancia no mayor a 100 m del piloto.
 A una altura sobre el terreno no mayor de 400 pies (120 m.).
 En zonas acotadas o manteniendo unas distancias horizontales mínimas de
seguridad respecto de edificios u otro tipo de estructuras y respecto de
personas.
 Dispositivo de limitación de energía del impacto.
 Estudio de seguridad específico.
 Previa autorización de AESA y comunicación previa al Ministerio de Interior.

Operaciones nocturnas.
 Estudio de seguridad específico.
 Luces u otros dispositivos, o pintura adecuada para garantizar su visibilidad.
 Previa autorización de AESA.


Operación en espacio aéreo controlado.
 Requisitos adicionales de formación del personal y de equipos
(comunicaciones y transpondedor, en función de la clasificación del espacio aéreo).
 Estudio aeronáutico de seguridad coordinado con el proveedor de servicios de
tránsito aéreo.
 Previa autorización de AESA.
Operación más allá del alcance visual del piloto (BVLOS) con aeronaves >2Kg.
 Las aeronaves irán equipadas con sistemas “detect & avoid” (detección y
evasión) o se realizarán en espacio aéreo segregado.
 Tener instalado un dispositivo de visión orientado hacia delante (FPV).
 Estudio de seguridad específico.
 Previa autorización de AESA.


Futura normativa europea

De forma paralela a los desarrollos normativos de los Estados Miembros, el Consejo y el
Parlamento Europeo están elaborando una regulación específica para que la Unión Europea
sea competente en el sector de aeronaves no tripuladas.
La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), teniendo en cuenta los trabajos de JARUS
(Joint Authorities for Rulemaking on Unmanned Systems), está en proceso de elaboración del
Dictamen con la propuesta del texto para la nueva regulación del sector de RPAS.
Regulación Europea, actores e implanación

Figura: Regulación europea: actores e implantación.

Una vez EASA sea competente en materia de RPAS, recibirá formalmente el mandato de la
Comisión Europea, para elaborar una norma de desarrollo que detalle los requisitos para la
operación. La clave de esta regulación, actualmente en borrador (NPA 2017‐05 Introduction of
a regulatory framework for the operation of drones — Unmanned aircraft system operations
in the open and specific category) es un enfoque basado en el riesgo de la operación.
Para ello se han definido tres categorías que se clasificarían de menor a mayor riesgo como:


Open (“Abierta”): Operación de bajo riesgo que puede ser llevada a cabo sin que la
Autoridad Aeronáutica se involucre.
Specific (“Especifica”): Requiere la autorización de la operación por parte de la
autoridad competente a través de la evaluación del riesgo de la misma.
Certified (“Certificada”): Será necesario certificar aeronaves y equipos además de
acreditar la competencia de los pilotos remotos, a través de licencias, dado el nivel de
riesgo de la operación.

El análisis del riesgo de cada tipo de operación, dentro de la categoría específica, se realizará
mediante una metodología específica desarrollada por JARUS denominada SORA (Specific
Operations Risk Assessment), basada en un modelo de Bow‐Tie o pajarita. Este modelo trata de
plantear las posibles amenazas, identificar los peligros y reducir la severidad de los posibles
daños. Se incluirán aquellas barreras que puedan aliviar las amenazas y los daños.

Esquema de la metodología SORA

Figura: Esquema de la metodología SORA.

Para determinar el nivel de riesgo se contempla el concepto de operación, la dimensión de la
aeronave y su energía de impacto, la probabilidad de afectar a personas subyacentes en tierra
y la densidad de tráfico aéreo cercano. Esta metodología debe proporcionar las barreras que
podrá llevar a cabo el operador para poder realizar la operación.

En resumen, actualmente existe el reto de evolucionar la normativa de RPAS para adaptarse a
un sector claramente en crecimiento, pero tratando de mantener niveles adecuados de
seguridad aérea. A nivel internacional el enfoque que se está planteando pretende analizar el
riesgo de la operación para establecer requisitos de manera proporcional al mismo.

Aplicaciones industriales con RPAS

No cabe duda de que son muchas las aplicaciones con RPAS en el ámbito civil, y éstas irán
creciendo a medida que lo haga la tecnología y madure la normativa al respecto. En el campo
industrial se plantea como principal operación la inspección, sobre todo de grandes
instalaciones, permitiendo la captación de imágenes de alta resolución en zonas realmente
difíciles de acceder por otros medios. Así mismo, la revisión de infraestructuras lineales como
líneas eléctricas cobra especial importancia. No obstante existen otras aplicaciones como su
uso en obras, tanto en medición de volúmenes como en encaje de proyectos, la vigilancia de


las propias instalaciones o la actuación cuando se produce un descontrol de materiales nocivos
(caso de utilización de drones tras el accidente de la central nuclear Fukushima en 2011).
Los retos tecnológicos a los que se someterá el sector en el área industrial pasarán por la
mejora en la autonomía de vuelo de las aeronaves, sobre todo para multirrotores, conseguir
rangos de temperatura de trabajo acordes con las zonas de utilización y proteger a los
sistemas ante afecciones cuando están sometidas a campos electromagnéticos o condiciones
adversas.

Enlace: https://drive.google.com/file/d/0B8mmuf1KrlQMY0FPYU1sMXpqSHc/view

Bibliografía

1 Manual sobre sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (RPAS) Doc. 10019 AN/507 de la
Organización de Aviación Civil Internacional.
2. Clarity from above, PwC Mayo 2016
3. NPA 2017‐05 Introduction of a regulatory framework for the operation of drones —
Unmanned aircraft system operations in the open and specific category (EASA):
https://www.easa.europa.eu/document‐library/notices‐of‐proposed‐amendment/npa‐2017‐
05
4. Ley 18/2014 de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la
competitividad y la eficiencia
5. Proyecto de Real Decreto por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas
por control remoto:

http://ec.europa.eu/growth/toolsdatabases/tris/es/index.cfm/search/?trisaction=search.detail&year=2016&num=73&mLang=ES

*UAS: Unmanned aircraft system (UAS) ‐ sistema de aeronave no tripulada. Definición de la OACI.

** NOTAM: acrónimo inglés de Notice To Airmen (Información para aviadores). Los NOTAM se crean para alertar a los aviadores de cualquier clase de peligros en una ruta o en algún lugar en especial.

monsterid

Acerca de Emilio

Responsable de DroneGuide Consulting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *